TRADUCTOR-TRANSLATE

LA GLORIA DE TABERNÁCULOS QUE SE AVECINA, Dr. Stephen Jones en "Las Leyes de la Segunda Venida"


Días de Elías como Patrón Expiación

Después que el hijo de una mujer viuda que fue resucitado de entre los muertos, Dios le dijo a Elías que fuera de nuevo a Israel y hablara con el rey Acab. El rey acusó a Elías de ser el que estaba causando todo el problema en Israel, con respecto a la hambruna. Elías respondió que era de la desobediencia del rey a Dios y a Su Ley lo que estaba causando el hambre. Siempre hay dos lados en cualquier disputa, pero como cristianos, estamos del lado de Elías. Cada vez que nos negamos a escuchar y obedecer la Palabra de Dios, vamos a experimentar un hambre de oír y obedecer.
En los tipos y sombras la lección aquí es que la Iglesia ha rechazado en gran parte de Ley Divina, pensando de alguna manera que es irrelevante o mala. Jesús dijo que debemos vivir de toda Palabra que Dios habla, en lugar de escoger y elegir qué parte queremos oír. Debido a que la Iglesia rechaza gran parte de la Ley, han recibido muy poca revelación de la Ley, y por eso ha habido un hambre de oír y entender el mensaje de los Días de Fiesta y muchas otras enseñanzas. La Fiesta de los Tabernáculos era casi desconocida en los círculos cristianos, hasta mediados del siglo XX. Hoy en día la Ley está finalmente volviendo a la vida, y los cristianos están comenzando a reconocer que han perdido muchas revelaciones maravillosas de la Palabra por no estudiar la Ley.
Elías y Acab acordaron sostener un enfrentamiento en el Monte Carmelo para ver cuál opinión era la cierta (1º Rey. 18:20-24):
20 Entonces Acab envió un mensaje a todos los hijos de Israel, y juntó a los profetas en el monte del Carmelo. 21 Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo cojearéis vosotros entre dos pensamientos? Si Yahweh es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra. 22 Y Elías tornó a decir al pueblo: Sólo yo he quedado profeta de Yahweh; mas de los profetas de Baal hay cuatrocientos cincuenta varones. 23 Dénsenos, pues, dos bueyes, y escójanse ellos uno, y córtenlo en pedazos, y pónganlo sobre leña, mas no pongan fuego debajo; y yo aparejaré el otro buey, y lo pondré sobre leña, y ningún fuego pondré debajo. 24 Invocad luego vosotros en el nombre de vuestros dioses, y yo invocaré en el nombre de Yahweh; y será que el Dios que respondiere por fuego, sea el Dios. Y todo el pueblo respondió, diciendo: Bien dicho.
Este fue el gran Día de la Decisión de la gente en el monte Carmelo. Fue un día de elegir a quién iban a servir. Fue un día en que la gente se sentó en la cerca, sin saber de quien era la verdadera palabra, o con demasiado miedo al estar del lado de Elías. ¿Cuán similar que era el día en que los doce espías dieron su informe, en el que la gente tuvo que elegir si creer el mal informe de los diez espías o el buen informe de Caleb y Josué? ¿Escogerían cumplir la Fiesta de los Tabernáculos o no? Este es el gran combate de lucha espiritual en la Iglesia. El problema no es el mundo, el problema es la Iglesia. Fue Ismael quien persiguió a Isaac. Fue Saúl quien persiguió a David. Fue en el Nuevo Testamento que Saulo persiguió a la Iglesia Primitiva. Es el reino de Pentecostés que persigue a los del reino de Tabernáculos. Siempre son aquellos que tienen una visión limitada de Dios los que persiguen a los que quieren más de Dios. Así que la pregunta es la misma: ¿van a asumir la responsabilidad sobre sí mismos y arrepentirse por negarse a escuchar la Palabra y causar con ello la hambruna de oír? ¿O simplemente querrán seguir culpando a Elías, la Compañía de Vencedores, de todos los problemas de la Iglesia?
Los 450 profetas de Baal y los 400 profetas de Asera oraron y bailaron toda la mañana, tratando de hacer caer el fuego de Dios -la efusión del Espíritu Santo. Fracasaron. Al mediodía, Elías empezó a burlarse de ellos:
27 Y aconteció al mediodía, que Elías se burlaba de ellos y dijo: "Clamad a gran voz, porque dios es; quizá esté ocupado o haya ido a algún lado, o está de viaje, o tal vez esté dormido y necesita ser despertado". 28 Entonces gritaron a gran voz y se cortaban a sí mismos de acuerdo con su costumbre, con espadas y lanzas hasta que la sangre chorreaba sobre ellos. 29 Y sucedió que cuando pasó el mediodía, que llegaron al momento de la ofrenda del sacrificio de la tarde, pero no hubo voz, ni nadie respondió, y nadie le prestó atención.
Por último, fue el turno de Elías para orar por el derramamiento del Espíritu, porque era el momento de la ofrenda de la tarde. Había dos sacrificios diarios en el antiguo templo: el sacrificio de la mañana y el sacrificio de la tarde. Proféticamente hablando, estos dos momentos de sacrificio representan las Dos Efusiones del Espíritu y las Dos Venidas de Cristo. Por esta razón, los dos tiempos de sacrificio se superponen en las dos temporadas de las fiestas, es decir, las Fiestas de Primavera y las Fiestas de Otoño. Las Fiestas de Primavera se cumplieron en la Primera Venida de Cristo, y culminaron con Pentecostés, el Primer Derramamiento del Espíritu. Las Fiestas de Otoño aún no se han cumplido con la Segunda Venida de Cristo y culminarán con el Segundo Derramamiento del Espíritu en la Fiesta de los Tabernáculos.
Los profetas y los sacerdotes de Baal no conocían a Dios, ni sabían el secreto del momento preciso, por lo que su intento de derrocar al Espíritu de Dios falló. Este enfrentamiento fue un patrón del Día de la Expiación -un santo día de otoño- pero sus oraciones representan el Sacrificio de la Mañana. Proféticamente hablando, estaban tratando de traer la plenitud del Espíritu en Pentecostés -o tratando de establecer Pentecostés en el Día de la Expiación. Obviamente, ellos no conocían la mente de Dios.
Por otro lado, Elías conocía la mente de Dios. Él acababa de establecer el patrón de la resurrección (Fiesta de las Trompetas), y esta fue la señal para regresar a Israel y establecer el patrón del Día de la Expiación. Así que no es casualidad que Elías orase por la tarde y que el fuego de Dios descendiera en el momento del Sacrificio de la Tarde. En primer lugar, el profeta tomó doce piedras, y reparó el altar de Yahweh (1 Reyes 18:30 y 31). Doce es el número bíblico de gobierno divino; representa a los Vencedores, sobre quienes el Espíritu de Dios estaba cayendo.
A continuación, el profeta le dijo al pueblo de verter doce barriles de agua sobre el sacrificio y el altar. Esto indica no sólo un derramamiento del Espíritu, sino sobre todo de la Palabra de Dios. Está bien indicado que no hay sequía o hambre de oír la Palabra en lo concerniente a los Vencedores, o tal vez indique el fin de la sequía para los Vencedores. Incluso los Vencedores experimentan la sequía y el hambre de la Palabra, especialmente durante su período de formación en el "desierto". Pero en algún momento de su vida Dios les bendice con la revelación de Su Palabra, por la que se preparan para recibir la efusión del Espíritu Santo en el cumplimiento de los Tabernáculos.
Tenga en cuenta, sin embargo, que este enfrentamiento no es un patrón de la Fiesta de los Tabernáculos, sino del Día de la Expiación. El Día de la Expiación es preparatorio para la Fiesta de los Tabernáculos. El fuego de Dios bajó para consumir el sacrificio en el día patrón del Día de Expiación -pero luego la lluvia llegó para representar el Derramamiento del Espíritu Santo en los Tabernáculos.
El propósito del fuego en el Sacrificio de la Tarde iba a resultar, como dijo Elías, en "que conozca este pueblo que tú, oh Yahweh, eres Dios, y que has convertido su corazón de nuevo" (1 Reyes 18:37). Este era el corazón del llamado de Elías y el propósito de su ministerio. Esta es la razón por la que Malaquías 4:5 y 6 nos dice,
5 "He aquí, yo os voy a enviar a Elías el profeta, antes que venga el día grande y espantoso de Yahweh. 6 "Y él hará volver el corazón de los padres hacia sus hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición".
El ministerio de Elías es importante en el Plan de Dios, porque sin él la Tierra (en realidad, toda la Tierra) pasaría a estar bajo la maldición de la Ley y sería destruida. El propósito del Día de la Expiación es traer avivamiento -una verdadera revelación de la verdad- a la Iglesia, para que ellos sepan que la Compañía de Elías realmente es de Dios. La Iglesia va a venir a este Día de la Decisión después de que se den cuenta de que la resurrección de los muertos no incluyó todos los creyentes a lo largo de la historia.
Habrá, sin duda, muchos factores que harán volverse a los corazones de la gente. Los "hijos" de aquí son las personas de los Últimos Días. Los "padres" son, creo, los profetas de Dios que nos ha dado la revelación de la Palabra en el pasado, como Moisés y Elías. En última instancia, por supuesto, el corazón de los hijos se debe volver de nuevo a nuestro Padre celestial de quien vino la Palabra.
Elías oró, y Dios aceptó el sacrificio enviando el fuego. 1 Reyes 18:38 y 39 dice:
38 Entonces el fuego de Yahweh cayó, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja. 39 Y cuando todo el pueblo lo vio, se postraron sobre sus rostros; y dijeron: "El Yahweh, es el Dios; Yahweh, es el Dios".
El fuego de Dios es la manifestación de Su presencia. Cuando Dios está presente, los hombres no pueden evitar caer sobre sus rostros en arrepentimiento. Esto es lo que va a pasar en una escala sin precedentes cuando el Día de la Expiación se cumpla. Este renacimiento preparará los corazones de los creyentes para ayudar en la difusión del Evangelio en la Era de los Tabernáculos. En esa época que viene seremos testigos del mayor derramamiento del Espíritu que el mundo haya visto jamás.
Después de que Dios aceptó la ofrenda de Elías mediante el fuego, dijo el profeta en el versículo 40,
40 Entonces Elías les dijo: "Tomad a los profetas de Baal, para que no dejéis escapar ninguno". Y ellos los prendieron; y los llevó Elías al arroyo de Cisón, y allí los degolló.
Hay algunos que predicen la muerte y la destrucción a los que consideran como los profetas modernos de Baal. Nuestro punto de vista es diferente. Hay más de una manera de traer la muerte sobre la gente. Está, por supuesto, la ejecución literal por el pecado, pero también hay una muerte conocida como arrepentimiento. En términos generales, lo qué es la muerte en el Antiguo Testamento es la vida en el Nuevo. Por ejemplo, cuando la gente adoraba al becerro de oro al pie del monte Sinaí el sitio del Pentecostés original, 3.000 hombres murieron por la espada (Éxodo 32:28). Pero el día de Pentecostés en Hechos 2:41, encontramos que los discípulos usaron la espada de su boca, y 3.000 hombres se convirtieron a Jesucristo.
Creemos que el mismo patrón será verdad en el cumplimiento del Día de la Expiación. Considerando que todos los profetas de Baal fueron asesinados bajo Elías en el Antiguo Testamento, creemos que los "profetas de Baal" se arrepentirán con más llanto que todos los demás, porque entonces conocerán el error de sus métodos y enseñanzas.
Recuerde que el propósito de Pentecostés en el libro de los Hechos era dotar a la Iglesia pentecostal para ir por todo el mundo y predicar el evangelio a toda criatura. Lo mismo puede decirse de la finalidad de los Tabernáculos. Esta fiesta no marcará el fin de la oportunidad del hombre para escuchar la Palabra y aceptar a Jesucristo, sino que marca el comienzo de la época en que el mundo será capaz de ver a Cristo manifestado de una manera completa. Estarán obligados a aceptarlo como Rey de todas las naciones, no por la fuerza o la violencia, sino por el amor y las obras de Jesús, tal como se manifestarán en Su Cuerpo, que despertarán en ellos el deseo de someterse a Él. Él es, en verdad, "el deseado de todas las naciones" (Hag. 2:7), pero no todos reconocen a Jesús como siendo todo lo que desean en un rey.
En la Era de la Pascua a la nación de Israel hizo un trabajo muy pobre en la manifestación del carácter de Jesucristo al mundo, por lo que su papel como una nación sacerdotal fue muy limitado. En la Era de Pentecostés la Iglesia tuvo un poco más de éxito en la manifestación de Cristo al mundo, pero a medida que pasaba el tiempo, perdieron su primer amor. Y así, en lugar de manifestar el amor de Dios, que, en última instancia, sustituirá al miedo, la fuerza y la violencia como el principal medio de convertir a la gente.
No será así en la Edad de los Tabernáculos, porque Dios no está interesado en forzar a la gente a someterse a Él. El corazón de Dios es llamar a todos los hombres por medio de Su amor, y no por el miedo, la coerción o la fuerza. Y cuando una obra en la gente finalmente la lleve al nacimiento completo, a manifestar el verdadero carácter de Jesucristo, ellos no tendrán que usar la fuerza para convertir al mundo. El amor de Dios es irresistible. Gente de todo el mundo caerá enamorada de Jesucristo y con sincero deseo de saber lo que los Vencedores saben y experimentan.
La Era de los Tabernáculos será un momento en que un resurgimiento en todo el mundo va a pasar en una escala que no tiene precedentes en la historia. Los vencedores obtendrán la inmortalidad y se manifestarán Cristo en el sentido más completo de la Fiesta de los Tabernáculos. El resto de los creyentes, incluyendo a todos los nuevos cristianos que vienen a conocerle, serán capacitados para experimentar la plenitud de Pentecostés, pero no entrarán en la plenitud de la vida y la inmortalidad.

Aun así, sin duda será un tiempo glorioso para ellos, comparable al libro de los Hechos. La diferencia es que esta vez la Iglesia reconocerá a los Vencedores entre ellos y se someterá a su consejo y enseñanza. Ellos serán un sacerdocio de Melquisedec que mantiene el fuego encendido -a diferencia del sacerdocio levítico, donde Nadab y Abiú permitieron que el fuego se extinguiese, por lo que pensaron que era necesario encenderlo con la luz de su propio fuego (Lev. 10). Esta vez el fuego del Cielo, que la compañía de Elías recibe en respuesta a la oración, nunca se extinguirá, porque sus administradores y cuidadores harán todas las cosas correctamente. El fuego que todo lo escudriña estará en ellos hasta que se consuma aun el polvo de la Tierra -es decir, toda la humanidad, arderá con este fuego santo hasta que todas las cosas hayan sido sujetadas bajo Sus pies (1 Corintios 15:27 y 28).

Extraido del libro "Las Leyes de la Segunda Venida"

SEÑALES DEL REINO - Parte 2, God's Kingdom Ministries



Sep 23, 2017

El 18 de septiembre, escribí sobre la señal en el cielo que se iba a ver hoy en la parte 1, cuando Virgo da a luz a Júpiter.


Algunos están publicando vídeos y artículos que predicen el fin del mundo. Otros dicen que tendremos 3 horas de oscuridad en la tarde temprana, muy parecido a lo que sucedió cuando Jesús fue crucificado. Otros predicen la guerra y todo tipo de malas noticias.
Bueno, hasta ahora el mundo no ha terminado, y en cuanto a las 3 horas de oscuridad, no estoy seguro de qué parte del mundo estaban hablando. Si se supone que la oscuridad ocurrirá en Jerusalén, aún no ha llegado a las noticias principales. No aguante la respiración esperando. La señal de hoy no es un paralelo a la crucifixión de Jesús, sino de su nacimientoJúpiter fue la "estrella" que los sabios siguieron hasta JerusalénDespués de hablar con Herodes, esa noche vieron a Júpiter colgando sobre Belén en la tarde del 24/25 de Diciembre del año 2 a. C. Tuvieron la intuición de ir a Belén, y allí encontraron a Jesús.
En ese tiempo Jesús tenía 3 meses de edad, y ya no estaba en el establo, sino en la "casa" de alguien (Mateo 2:11). Es probable que José y María celebraran estudios bíblicos con los pastores y la gente local para buscar evidencia de profecía cumplida. Pero esa noche todos fueron advertidos en un sueño para escapar de Herodes, así que José y María hicieron un viaje rápido a Egipto. Así, Jesús encontró protección en Egipto a la edad de 3 meses, al igual que Moisés encontró protección en la casa de Faraón en Egipto (Éxodo 2:2).
Así que parece significativo que esta semana veríamos huracanes José y María (José y María) golpeando el área. Nadie quería darles la bienvenida a sus hogares después de haber recorrido tal distancia sobre el Atlántico. El poderoso viento precipitado (Hechos 2:2) es demasiado devastador para nuestra forma de vida normal. El caos hacía difícil para cualquier persona discernir que el Hijo Varón (en la forma de Júpiter) estaba a punto de nacer. Entonces, ¿quién en su sano juicio acogería tales huracanes, o siquiera para verlos como señales positivas?
El huracán María golpeó Puerto Rico el 20 de septiembre, que fue nuestra fecha de vigilancia dada el 29 de julio.
El 20 de septiembre es 1480 días desde que el Motu Proprio del Papa Francisco entró en vigor (1 de septiembre de 2013), eliminando ciertas protecciones de las corporaciones, incluyendo gobiernos corporativos. Esta fue una acción procedente del Vaticano. La corporación EE.UU. y la corporación del IRS, ambas de propiedad privada, aunque disfrazándose como de propiedad pública, están registradas en Puerto Rico. Deben estar registradas en un territorio, porque no forman parte de los "Estados Unidos de América" ​​originales, que fueron declarados el 4 de julio de 1776. Sería ilegal que el IRS tuviera su sede en un estado americano.
Creo que por eso Puerto Rico fue aplastado por María, representando a la Virgen María, 1480 días después de que el Papa retirara las protecciones corporativas. Como he mostrado en otra parte, el tiempo del "cuerno pequeño" en Daniel 7:8 es de 1480 años.
El número 1480 es el valor numérico de Cristo en griego. Así que Jesús fue crucificado en la 1480º Pascua desde la primera Pascua de Israel en Egipto. En otras palabras, los 1480 años terminaron con la Primera Obra de Cristo. Entonces el Cuerno Pequeño surgió del 529 al 537 a.D., cuando Justiniano cambió el calendario y renovó todo el sistema de derecho romano, cambiándolo por la Ley de la Iglesia, como se profetizaba en Daniel 7:25Las implicaciones de esto fueron probadas en 536-537 a.D., donde se hizo evidente que el emperador se había hecho el ejecutor de la ley de la Iglesia, y que esto lo hizo subordinado al papa. Este fue el surgimiento del "Cuerno Pequeño", que duró hasta 2017.
El período final de 1480 DÍAS de este ciclo de 1480 AÑOS terminó el 20 de septiembre de 2017, cuando el huracán María golpeó a Puerto RicoComo gobierno en bancarrota, Puerto Rico es una señal más del Sistema Babilónico, al menos en lo que se refiere a nuestra parte del mundo. Incluso su nombre, Puerto Rico, parece coincidir con la descripción de Babilonia en Apocalipsis 18:15,
15 Los mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de ella, se pararán a distancia por el temor de su tormento, llorando y lamentándose.
Los mercaderes del mar se lamentan porque Babilonia ha entrado en bancarrotaPuerto Rico presentó la bancarrota del Capítulo 9 hace unos meses el 3 de mayo de 2017.
Así que las señales son cada vez más evidentes para aquellos que tienen ojos para ver. Estamos viendo señales de bancarrota para Babilonia y el nacimiento del Cuerpo de Cristo en 2017. Recuerde lo que le dije en nuestra conferencia de Tabernáculos en 2014, cómo habíamos entrado en un ciclo de 3 años hacia la caída de Babilonia. Las señales en 2014 nos dijeron que debíamos declarar (legalmente) la transferencia de la autoridad del Cuerno Pequeño a los santos del Altísimo (Daniel 7:21,22). Eso lo hicimos el 12 de octubre en el último día de la conferencia, y lo hicimos efectivo el 16 de octubre, que fue el 8º día de Tabernáculos en 2014. Ahora, tres años más tarde, vemos que el 8  día de Tabernáculos cae en el 12 de octubre -el aniversario de nuestra declaración en 2014. Además, celebraremos la conferencia de Tabernáculos de este año del 13 al 15 de octubre, precisamente a mediados de las fechas establecidas en 2014, entre el 12 y el 16 de octubre. ¡Es francamente misterioso!
Hay tanto que saber de las Escrituras y de la historia para interpretar los acontecimientos modernos y las señales de los tiempos. Muchos de ustedes han hecho su tarea cuando han seguido a lo largo de los weblogs y han leído los libros. Mi comentario sobre Daniel, por supuesto, es el curso básico de estudio para conocer el Plan Divino. Mi comentario sobre la Revelación puede ser pensado como Daniel: Parte 2.
Daniel se enfoca principalmente en la primera mitad del ciclo de "siete tiempos" del juicio divino sobre Jerusalén, es decir, los primeros 1.260 años. Juan se centra principalmente en la última mitad de este ciclo de "siete tiempos" en el libro de Apocalipsis. Juntos, les dan una imagen bastante completa de la historia del cautiverio a largo plazo ("tribulación", como algunos lo llaman) a las cuatro bestias de Daniel 7, junto con sus extensiones ("cuernos").
Sin conocer esta historia, es más difícil entender lo que está sucediendo hoy. Sólo podemos comprender los acontecimientos de hoy conociendo nuestro contexto y cómo estamos al final de muchos ciclos del juicio divino a largo plazo que comenzaron cuando Jerusalén fue entregada en la mano de Nabucodonosor (Jeremías 27:6). No sólo a Babilonia, sino también a Persia, Grecia y Roma se les permitió extender la tribulación hasta el presente.
Sin entender la historia y la profecía, muchos piensan que la tribulación está por venir. Bueno, si la tribulación significa tiempos difíciles cuando Babilonia cae, entonces, eso está por venirPero la mayoría piensa que todavía tenemos que ver el ascenso de Babilonia en el futuro. No, Babilonia ya se ha levantado, pero era un reino secreto (Misterio de Babilonia). Aquellos que descubrieron la naturaleza secreta de Misterio de Babilonia y cómo se creó en 1913-1914 con la aprobación de la Ley de la Reserva Federal, pueden esperar la caída de Babilonia, no su ascenso.
La naturaleza misma del Misterio de Babilonia como un reino secreto, oculto, que gobierna la mayoría de las naciones del mundo a través del poder de su dinero, está en gran parte oculta de la Iglesia, incluso de sus profetas. Tenía que ser así, porque si los profetas lo hubieran sabido, Babilonia no podría haber permanecido por mucho tiempo como un "misterio". Sólo se ha revelado a unos pocos -con el fin de capacitarlos para poder enfrentarse a Misterio Babilonia en la guerra espiritual en los tiempos señalados. Nuestra guerra ya está casi completa. Hemos estado participando en la guerra espiritual contra el misterio de Babilonia desde noviembre de 1993.
A continuación, el 23 de septiembre, 1996 fuimos llevados a declarar el 120º jubileo de Adán en ese Día de la Expiación en 1996. Si usted recuerda, el actual 120 Jubileo se suponía que debía ser declarado diez años antes, el 13 de octubre de 1986 (Día de Expiación). Pero nadie supo hacer eso, porque no se había revelado. Así que Dios dispuso que nosotros lo hiciéramos diez años más tarde, y luego hacerlo retroactivo, volviendo el reloj diez años. Esto es lo que llamamos el Factor Ezequías, del cual he escrito extensamente desde 1992.
El punto es que me parece más que casual que la señal de la Virgen de dando a luz a Júpiter (el Rey) esté culminando el 23 de septiembre de 2017, que es el 21 aniversario de nuestra declaración de Jubileo en el año 1996. El número 21 es el número bíblico de "angustia", y se asocia con el tiempo de la angustia de Jacob (Jeremías 30:7 KJV). Jacob tuvo dos tiempos de "problemas" y cada uno duró 21 años. La Casa de Israel tuvo más tarde dos momentos paralelos de problemas, cada uno con una duración de 210 años. He discutido esto en mi libro, Secretos del Tiempocapítulo 14.(http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html)
Parece que de alguna manera los 21 años de "problemas de Jacob" se cumplen entre 1996 y 2017, comenzando y terminando el 23 de septiembre. Puede verse como los dolores de parto del nacimiento del Cuerpo de Cristo que se representa en la señal dada a nosotros hoy. Así que, independientemente de lo pequeño que parezca este nuevo nacimiento (comienzo), creo que con el tiempo, resultará muy significativoLo más importante es que debe ser vista como una señal de cosas buenas que vienen para los vencedores y para el Reino de DiosSi alguien piensa que es el fin del mundo, él está hablando sólo desde el punto de vista babilónico, y debemos considerarlos como portavoces de Babilonia, llamados a darnos revelación acerca de la condición de Babilonia. Lo que es malo para Babilonia es bueno para el Reino.
He visto esto suceder muchas veces durante los años. De hecho, muchos de ustedes me han oído describir la guerra espiritual como: "¡Nosotros clavamos la espada en el pajar y vemos quién grita OUCH!" Cuando hemos entrado en la guerra espiritual, a menudo hemos visto a la gente reaccionar negativamente a la guerra. Rara vez saben lo que están haciendo, porque están cegados para la situación real. Sin embargo, hay muchos portavoces del otro lado, y Dios los levanta para darnos una idea de la batalla y a menudo para hacernos saber que estamos ganando. Sólo tienes que saber de qué lado están y qué punto de vista están presentando.
Algún día será divertido escribir la Parte 2 de Las Guerras del Señor.(http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/06/libro-las-guerras-del-senor-dr-stephen.htmlLa parte 1 terminó en septiembre de 2008. Mucho ha sucedido desde entonces.
Por cierto, Secretos del Tiempo (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.htmlte da la historia a largo plazo desde Adán hasta el presente. Las Guerras del Señor (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/06/libro-las-guerras-del-senor-dr-stephen.htmldan mayores detalles que cubren 1981-2008. La razón por la que comencé con 1981 es sólo porque es cuando Dios me llamó a una vida de intercesión y guerra espiritual. Corresponde a otros escribir sobre cosas que Dios hizo antes de eso. Sólo puedo escribir desde mi propia experiencia.
Una nota final ... Pensé que tal vez deberíamos orar para ser protegidos del Dragón Rojo en Apocalipsis 12:3, que desea devorar al hijo varón tan pronto como nazca. Sin embargo, al orar al respecto, el Padre dijo que lo hicimos en nuestra campaña de oración del 23 de agosto.
Ya estamos viendo señales de que el niño está siendo arrebatado al Cielo. La señal se produjo el 21 de septiembre, que es Rosh Hashaná y el 2016º aniversario del nacimiento de JesúsNo sé cuánto esa historia se podrá contar en un weblog público, pero usted debe saber que suceda lo que sucede, el Dragón Rojo no conseguirá su presa. Es nuestro tiempo de victoria.

Dr. Stephen Jones

SEÑAL DE HOY EN LOS CIELOS, God's Kingdom Ministries

Virgo.jpg


Sep 23, 2017

Así es como Virgo aparece hoy en el cielo. No puedes verla, porque está "vestida con el sol". En otras palabras, el sol brilla detrás de ella cerca de su cabeza, por lo que no puedes verla durante el día. La luna creciente está también bajo sus pies, y Júpiter está en su sección media.
Juntos, esto representa a la mujer en Apocalipsis 12:1,2.
Tomé esta foto hoy con mi aplicación skyview en mi teléfono celular. Con él puedo ver las estrellas y constelaciones como están en tiempo real en cualquier momento, mientras muevo la cámara. Tomé esta foto yo mismo.

Dr. Stephen Jones

EL PODER DE LA LLAMA - Cap. 4: DESAYUNO CON EGLAH



Nos levantamos temprano y encontramos un lavabo de agua clara fuera de la puerta de nuestra habitación. Sippore ya había volado por la ventana para explorar la ciudad. Nos lavamos, vestimos, y luego bajamos las escaleras con nuestro bolso hasta la taberna para tomar el desayuno. Una mujer que no reconocíamos nos traía pan y huevos con tazas de leche fresca y un jarro de vino.

Mientras comíamos nuestra sencilla comida, Eglah entró en la taberna y se sentó con nosotros. -¡Buenos días! -dijo ella. "¿Dormiste bien?"

-"Sí, las habitaciones aquí son muy cómodas" -respondí. "¿Qué tal tú? ¿Descansaste bien?

"Una vez que conseguí dormir, descansé bien", respondió. "Pero mi mente estaba llena de preguntas, y durante mucho tiempo estuve demasiado excitada para quedarme dormida".

"¿Oh? Entonces, ¿qué pregunta ardiente tienes para nosotros?", preguntó Séfora.

"Bueno, cuéntame más sobre el Creador. Se nos ha enseñado que Él es el Dios supremo, pero que bajo Él hay muchos dioses menores, cada uno gobernando sus porciones de la Tierra. Así que cada nación adora al dios en cuya tierra viven".

"Sólo hay un Dios", le dije. "El Creador es dueño de todo lo que ha creado. Todos los demás que se llaman dioses no son realmente dioses en absoluto, sino que son ángeles o seres espirituales que han usurpado la Tierra del Creador. Estos llamados dioses viven con temor del Creador, porque no le adoran como deben. Establecen sus propias leyes imperfectas, como la ley del sacrificio de niños, que oprimen a las naciones".

"Esos falsos dioses", añadió Séfora, "pretenden estar en unidad con el Dios Altísimo, para dar credibilidad a sus injustas leyes; pero sólo difaman al Creador y le hacen parecer tiránico y áspero. Esto hace que sea difícil para hombres y mujeres creer que el Creador es verdaderamente un Dios de amor".

La luz de la verdad iluminó el rostro de Eglah.

"La gente tiende a imitar a los dioses a los que adoran", continué. "Cuando los hombres piensan que su dios es un tirano, establecen formas tiránicas de gobierno. Cuando los dioses de los hombres exigen sacrificio de niños, justifican el asesinato mediante las declaraciones de guerra. Cuando sus dioses les dan el derecho de odiar y maltratar a los de otras naciones, no ven nada malo en el odio y esclavitud. Cuando los hombres piensan que sus dioses se complacen en ayudarles a robar la tierra a otras naciones mediante la conquista militar, sus leyes ya no se aplican imparcialmente a todos los hombres y naciones".

-"Entonces, ¿por qué" -le preguntó Egla-, "el Dios de Israel no los ayudó cuando nuestro pueblo los puso en cautiverio? Nuestros líderes tomaron esto como una señal de que los dioses filisteos son más poderosos que el Dios de Israel".

"Demasiados israelitas estaban adorando a otros dioses", dijo Séfora. "El Dios de Israel estaba disgustado con ellos. Dios juzgó a Su propio pueblo por su pecado, porque desde el principio les había advertido que esto sucedería si seguían a otros dioses".

"Los israelitas contaminaron su tierra con ídolos y con sangre", añadí. "Cuando adoraron a los dioses de otras naciones, tomaron sobre sí la culpa de sangre que esos dioses requerían. No muchos de ellos, hasta ahora, han sacrificado a sus hijos primogénitos, pero, dado el tiempo suficiente, su idolatría eventualmente los llevará a hacerlo. Incluso ahora, cuando empezaron a adorar a los dioses que inducen a los hombres a asesinar a sus hijos, su tierra quedó contaminada".

-¿Los hombres sacrifican a sus hijos en su país? -preguntó Eglah.

"Sí, por desgracia, lo hacen", dije. "Abandonaron esta práctica durante mucho tiempo, pero al final, la naturaleza humana parece tener una sed insaciable de sangre y muerte. En mi país, sin embargo, son impacientes, matan a sus bebés incluso antes de que nazcan y antes de que las madres tengan tiempo de formar lazos fuertes con ellos. Justifican esto insistiendo en que los bebés no nacidos aún no son humanos. A los niños no nacidos se les niega el derecho que Dios les ha dado de vivir".

"Sin embargo", continué, "en una nota más feliz, puedo decirles que el Dios de Israel está ahora interviniendo para poner fin a esta práctica. Ha comenzado a iluminar a nuestro pueblo y nos ha dado un pozo de agua viva, que está superando las oscuras corrientes que fluyen del alma".

-"Oh, me gustaría que tuviéramos tanta agua" -dijo Eglah bajando la cabeza-. "La necesitamos aquí tanto como en su país".

Alcancé el bolso del suelo junto a mí, y saqué mi frasco de agua viva. -"Aquí hay agua viva de la montaña de Dios" -dije-. "Traje alguna conmigo para los que creen".

Los ojos de Eglah se abrieron con asombro y admiración. "¿Tienes agua viva? ¿Puedo beber algo?"

-"Sí, por supuesto" -dije, entregándosela-. "¡Bebe todo lo que quieras y nunca vuelvas a tener sed!" 25

Cogió el frasco cuidadosamente y tiró de la parte superior, tratando de abrirlo.

-"Trae, déjame abrirla para ti" -dije. "Tienes que girar la tapa de esta manera. En nuestro país muchos frascos se abren y cierran de esta manera".

Cuando el frasco se abrió, Eglah lo puso cuidadosamente en su boca, cerró los ojos y bebió profundamente del agua viva. De repente, se detuvo y se disculpó, diciendo: "Lo siento; no quise beber tanto. ¡Es sólo que sabe tan refrescante! Pero debo dejar algo para tu viaje también".

"No te preocupes por eso", dijo Séfora con una carcajada. "Es un pozo que nunca se quedará seco. No puedes agotarlo, no importa lo mucho que lo intentes, porque es agua viva".

-"¡Es increíble!" -susurró Eglah. "Siento como si bebiera la misma presencia de Dios. Me siento renovada y purificada como nunca antes".

"Su Espíritu ahora habita en ti", respondí. "Su Espíritu permanecerá en ti como una fuente interminable de inspiración y verdad que te guiará en todas las cosas. Camina siempre en fe, nunca en temor. Sigue la voz interior y no temas las amenazas de los hombres. Ya no eres la mujer nacida de tus padres, porque ahora eres una nueva creación y las cosas viejas han pasado. 26 Dios te ha elegido para un destino único que sólo tú puedes cumplir. No será un camino fácil, pero sabemos que todas las cosas ayudan a bien al final”. 27

En ese momento, el vav en mi oído dijo: "Vete ahora, y vete al lugar al que yo te llevo. Tengo una revelación de gran importancia para ti. Es una cuestión de vida o muerte".

Habiendo hablado tanto, no había terminado de comer, así que decidí llevar conmigo el resto del pan y el jarro de vino. "Es hora de que nos vayamos ahora", dije. "Debemos irnos, porque hay cosas importantes que debemos hacer hoy; pero estoy seguro de que nos volveremos a ver pronto".

-"¿Vendrás a mi boda?" -preguntó Eglah, ansiosa.

-"Sí, por supuesto" -dijo Séfora con una sonrisa. "¡No nos la perderíamos por nada!"
Eglah palmeó las manos con deleite y abrazó a Séfora.
-"Hasta entonces, Shalom" -dije-. "Estar en paz".

Notas a pie de página


Primera Corintios 15 (10) - MORTALIDAD Y MUERTE, Dr. Stephen Jones


22/09/2017



Necesito tratar de aclarar un punto sobre la mortalidad en la Edad de Juicio, que, creo, quedó algo confuso en mi anterior artículo.

Hay dos tipos de muerte, una que es la pena por el pecado de Adán, y la otra que es el castigo por el propio pecado. Puesto que nosotros, como Pablo, "morimos diariamente", ya estamos experimentando la Segunda Muerte, porque sólo por morir se nos da la vida. Pablo dice en Romanos 6:7: "El que murió ha sido justificado del pecado" (La Diáglott Enfatic). La muerte paga el castigo por el pecado de Adán, pero la mera muerte por mortalidad no justifica a nadie por su propio pecado. Se requiere un segundo tipo de muerte para justificar a alguien.

Jesús pagó el castigo por el pecado de Adán; y cuando nos identificamos con Él en la semejanza de Su muerte, no estamos muriendo en la Cruz, sino que estamos en cambio experimentando una Segunda Muerte. Haciendo esto, atribuimos nuestros pecados a la Cruz de Cristo, para que estén cubiertos además del pecado de Adán. Los dos están relacionados, pero se requiere un proceso de dos pasos para entrar en la salvación que Dios ha prometido a todos.

En otras palabras, la muerte de Cristo en la Cruz fue el cumplimiento del Nuevo Pacto de Dios para salvar a toda la humanidad. Por su éxito, todos serán salvados. Sin embargo, el momento de la salvación (en un sentido práctico) es diferente con cada uno en cada generación y en varias edades. Algunos son justificados por la fe durante su vida, mientras que otros no tendrán fe hasta el juicio del Gran Trono Blanco, cuando todos confesarán su lealtad a Cristo. La Cruz, sin embargo, se aseguró de que todos confiesen su lealtad a Él en algún momento, porque Dios no dejará de cumplir con el juramento de Su Nuevo Pacto de ser nuestro Dios y de hacernos Su pueblo.


La Era del Juicio
Juan dice en Apocalipsis 20:14 que en el momento del Juicio del Gran Trono Blanco, "la muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego". Dije que esto era una referencia a la Primera Muerte (es decir, la mortalidad), y que la mortalidad terminará en el Gran Trono Blanco. Sin embargo, "la segunda muerte" continuará en Edad de Juicio siguiente.

¿Cuál es, entonces, la condición de los que permanecen en el "lago de fuego" durante la era del juicio? ¿Son mortales? Jesús dijo que en esta Resurrección General, los creyentes serán levantados para "una resurrección de vida", a diferencia de los injustos, que serán resucitados para "una resurrección de juicio".

Si a estas personas injustas no se les diera "vida" en ese momento, ¿cómo se podría arrojar la muerte (mortalidad) al Lago de Fuego? ¿No permanecerían siendo mortales mientras pagaran el castigo por su propio pecado en el Lago de Fuego?

Es evidente que nadie morirá durante esa Edad de juicio. Tendrán que vivir durante toda la Edad para pagar las deudas que se les acumularon durante su vida en la Tierra a través del pecado. Ningún hombre puede pagar plenamente su propia deuda con la Ley por sus propios actos justos, porque en el sentido último, ningún acto bueno puede pagar por un acto de pecado. Sólo a nivel humano se puede satisfacer la Ley mediante pagos por restitución. Sin embargo, el estándar celestial de justicia no puede ser satisfecho con facilidad, porque Dios no espera nada menos que la perfección. Una vez que una persona ha cometido su primer pecado, ya no es justo y no puede volver a un estado de justicia por su cuenta. Por eso nadie puede ser justificado sin la Cruz de Cristo.

Así que si la muerte es arrojada al Lago de Fuego, ¿significa eso que aquellos que están siendo juzgados como injustos reciben "vida" junto con los creyentes? Obviamente no, pero ¿cómo es posible que puedan vivir hasta el Jubileo de la Creación -que creo ocurrirá 42.000 años más tarde? ¿No es eso evidencia de inmortalidad?

No, no lo es. Considera el hecho de que los patriarcas vivieron cientos de años, y sin embargo eran mortales. Su vida se limitaba a menos de mil años. En la creación, nuestros cuerpos físicos eran sanos y perfectos. Cuando las células de su cuerpo se agotaron, sus cuerpos fueron diseñados para reemplazarlas con nuevas células indefinidamente. Tenían por lo menos el potencial de vivir indefinidamente, a menos que se cayeran por un acantilado y siempre y cuando no fueran asesinados por otra persona.

El punto es que en el Gran Trono Blanco, todos los que son resucitados reciben algún nivel de vida. Los creyentes, después de experimentar algún "fuego", recibirán una verdadera vida inmortal. Pero al resto se le dará un nivel de vida inferior que será más comparable a lo que vimos con los patriarcas; así, mientras experimentan la Segunda Muerte, no morirán por la mortalidad, pero tampoco serán verdaderamente inmortales en el sentido pleno de la palabra. Deben vivir para cumplir su pena completa bajo la autoridad de los inmortales. Deben vivir para crecer espiritualmente, aprendiendo la justicia por el ejemplo de aquellos que tienen autoridad sobre ellos.

Pero alguien puede preguntar: "Si ya se han arrodillado ante Jesucristo, y si ya lo han confesado como Señor para la gloria de Dios Padre, ¿por qué no recibirían inmediatamente la inmortalidad? ¿No pagó Jesús por sus pecados en la Cruz?"

Bueno, mira nuestro propio ejemplo. Cuando confesamos a Cristo por la fe, recibimos la vida en nosotros mismos, porque al identificarnos con Su muerte, también hemos llegado a la semejanza de Su resurrección. ¿Pero alguno de nosotros se hizo inmortal? No, dado el suficiente tiempo, todos en las generaciones pasadas han muerto, aunque creyeran que nunca morirían.

¿Qué clase de vida, entonces, nos fue dada cuando creímos primero? La nueva vida en nosotros fue la vida del Hombre de la Nueva Creación, también llamado el "hombre interior" (Romanos 7:22). El viejo hombre, que ha sido condenado a muerte desde la época de Adán, no puede entrar en la inmortalidad. Seguramente morirá. Pero a los creyentes se les da la vida a través de un cambio de identidad, donde ya no son su yo adámico que vino a través de sus padres, sino que ahora son una nueva criatura, un nuevo yo, que tiene un Padre diferente. Somos engendrados por el Espíritu de Dios, y así Pablo habla de "Cristo en vosotros, la esperanza de gloria" (Colosenses 1:27). Esta es su identidad en Cristo, el ungido que es parte del cuerpo de Cristo, y es este nuevo yo el que ha recibido la misma calidad de vida inmortal que su Padre.

En la Resurrección General, los incrédulos recibirán nuevos cuerpos, pero serán cuerpos adámicos, no cuerpos de Cristo. Sólo a los creyentes se les darán cuerpos de Cristo que son intrínsecamente inmortales, una vez que han pasado a través del fuego purificador que los lleva a la madurez espiritual. Pero todos los nuevos creyentes -billones de ellos- tendrán que crecer de la misma manera que el resto de nosotros hemos tenido que crecer durante nuestra vida en la Tierra. Nadie recibe la inmortalidad excepto por el orden y el procedimiento establecidos. Eso llevará tiempo.


Los 42.000 años
¿Cuánto durará esto? En mi opinión, se basa en la Ley del Jubileo. La Trompeta del Jubileo debía ser tocada después de siete semanas de años, es decir, después de 49 años (Levítico 25:8). Al final de 49 años, -de hecho diez días después del año 50º en el Día de la Expiación- la Trompeta del Jubileo debía señalar el final de toda la deuda y la esclavitud (Levítico 25:10). El año del Jubileo era el año 50º, que también era el primer año del próximo ciclo de Jubileo.

Por lo tanto, los ciclos de Jubileo, calculados en múltiplos de diez, llegan a 490 años, como en las setenta semanas de Daniel. Cuarenta Jubileos son 40 x 49, o 1.960 años, no 2.000 años. Un centenar de jubileos es 100 x 49, o 4900 años.

En mi opinión, el Plan de Dios para la restauración de la Creación requirió un ciclo de Jubileo de la Creación de 49,000 años. Un día es como mil años (Salmo 90:4; 2 Pedro 3:8), y además, un día es también un año (Números 14:34; Ezequiel 4:5,6). Poniendo estos elementos de sincronización bíblica juntos, podemos ver que ahora estamos llegando al final de los primeros seis días/años de 1000 años cada uno. El juicio del Gran Trono Blanco ocurrirá al final de la primera gran "semana" de la historia del hombre desde el pecado de Adán.

Esto nos deja otras seis "semanas" por delante. Seis semanas de Creación son 42.000 años. Tenga en cuenta que es mi creencia que estas semanas no son fechadas desde la creación misma, sino desde pecado de Adán. Si éstas debieran ser fechadas desde la Creación misma, entonces deberíamos contemplar cuánto tiempo pasó antes del pecado de Adán. La Biblia no lo dice, pero a muchos les gusta especular sobre tales cosas.


En mi opinión, el propósito subyacente de la Ley del Jubileo es limitar el juicio por el pecado y la deuda, para que al final todos puedan volver a su herencia perdida. Sin pecado y sin pérdida de herencia, no habría ningún propósito práctico para una Ley del Jubileo. Por lo tanto, un ciclo de Jubileo de la Creación fue diseñado para abordar este problema y por lo tanto debe comenzar con el día que Adán perdió su herencia a través del pecado/deuda.

Etiquetas: Teaching Series
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones