TRADUCTOR-TRANSLATE

Libro: PIES DE CIERVAS EN LOS LUGARES ALTOS, Hannah Hurnard


¡Uno de los clásicos más preciosos y difundidos!

Este libro es una alegoría fascinante de la vida cristiana, que personifica las actitudes de la mente, del corazón y del carácter, que con tanta frecuencia hacen tambalear al cristiano en su viaje a los "lugares altos" que simbolizan la unidad perfecta con Jesucristo. En este viaje aprenderemos cómo aceptar el mal y cómo triunfar sobre él; cómo afrontar el dolor y cómo transformar todas las pruebas de la vida en gloriosas victorias.

Los "pies de ciervas" y los "lugares altos" no simbolizan moradas de celestial reposo a las que llegaremos después de la muerte, sino, por el contrario, experiencias gloriosas que el Padre Celestial promete a todos sus hijos, aquí y ahora, si siguen fielmente el camino que ha trazado para cada uno de ellos.


(INVITACIÓN A LOS LUGARES ALTOS – CAP. 1). Esta es la historia de cómo Miedosa huyó de sus familiares Temerosos y se fue con el Pastor a los Lugares Altos, donde el “perfecto amor echa fuera el temor”. Durante varios años, Miedosa estuvo al servicio del Rey Pastor, cuyo inmenso rebaño pastoreaba en el Valle de la Humillación. Ella vivía con sus amigas y compañeras de trabajo Misericordia y Paz en una blanca y tranquila cabañita en el pueblo Mucho Temblor. A Miedosa le encantaba su trabajo y deseaba de todo corazón agradar al Rey Pastor, pero a pesar de lo feliz que era en muchos aspectos, era consciente de varias cosas que le impedían su trabajo y que en secreto le causaban mucha angustia y vergüenza.

En primer lugar era una lisiada, con los pies tan torcidos que a menudo la hacían cojear y tropezar durante su trabajo. También tenía el horrible defecto de una boca torcida que le desfiguraba muchísimo la expresión y el habla, y era tristemente consciente de que esos feos defectos debían ser una causa de espanto y ofensa a muchos que sabían que estaba al servicio del gran Pastor.

Lo que más anhelaba era librarse por completo de esas imperfecciones y que fuera hermosa, gentil, y fuerte como lo eran muchos de los demás trabajadores del Pastor, y sobre todo ser como el mismo Rey Pastor. Sin embargo, temía que no hubiera la liberación de esas dos incapacidades deformantes y que tuvieran que continuar arruinando siempre su servicio. (Reseña tomada del blog: http://elamorpordescubrir.blogspot.com.es/2014/10/pies-de-ciervas-en-los-lugares-altos-6.html)

No hay comentarios:

Publicar un comentario