TRADUCTOR-TRANSLATE

PROFECÍAS CUMPLIDAS POR EL ACTUAL ESTADO DE ISRAEL (La verdad, aún contra la opinión mayoritaria de los evangélicos, es la verdad), Dr. Stephen E. Jones

1948: Ben Gurion proclama el Estado de Israel

Este capítulo nos parece de suma importancia para poder entender el cumplimiento de las profecías relativas a Edom y Judá por el actual Estado de Israel, que la gran mayoría del pueblo evangélico malinterpretan.


Capítulo 11

Profecías cumplidas por el Estado de Israel

  • El estado elegido y la Nota de Deuda (pagaré).
  • Jacob y Esaú: La controversia (pleito) de Sión.
  • La higuera maldita.
  • La Ley de los Árboles Frutales.
A menudo se dice que Israel es "el pueblo elegido de Dios". También se enseña comúnmente entre otros grupos cristianos que la Iglesia se ha convertido en la "Elegida", reemplazando lo nacional con lo espiritual. Es nuestra creencia peculiar que Dios opera en más de un nivel a la vez. Cuando se trata a nivel nacional, Dios cumple Su Palabra a Israel, dispensando bendiciones generales o juicios con poco respeto a las diferencias individuales de los hombres en la creencia, la fe, o el desarrollo espiritual. Sin embargo, Dios también se ocupa de la gente en un nivel diferente, y hace una clara distinción entre los vencedores, los creyentes en general, y los incrédulos.
Esta distinción representa las promesas de Dios a Israel como nación, si bien no descarta la importancia de la fe, incluso entre los hijos de Israel. Es nuestro propósito en este capítulo explorar las implicaciones jurídicas del pueblo elegido y cómo han afectado a muchas naciones a lo largo de la historia. En el estudio de esto, hay que tener en cuenta que existe una diferencia significativa entre el legal pueblo elegido y el actual pueblo elegido. Las personas legalmente elegidas son aquellas que Dios hace responsables de producir los frutos del Reino. Los que son realmente elegidos son los que en verdad darán los frutos del Reino ( Mat. 21:43 ).

El estado elegido y la Nota de Deuda (pagaré)

El concepto de "pueblo elegido" comenzó cuando Dios escogió a un hombre, Abraham, y comenzó a entrenarlo y enseñarle las leyes divinas ( Génesis 26:5 ), a fin de hacer de él una bendición para todas las familias de la tierra ( Gen. 12:1-3 ). Decimos que Abraham fue "elegido". Como este concepto es desarrollado a través de las Escrituras, nos encontramos con que el concepto de pueblo elegido llevaba consigo dos ideas distintas: autoridad y responsabilidad.
Autoridad y responsabilidad (rendición de cuentas) siempre se deben encontrar en la misma medida. Con toda autoridad dada por Dios viene un nivel correspondiente de responsabilidad y rendición de cuentas ante Dios. Según esto funcionó en la historia, Dios le dio autoridad a Israel, pero Israel no cumplió las obligaciones que venían con esa autoridad. Ellos estaban obligados a producir los frutos del reino, y cuando ellos no lo hicieron, Dios les pidió rendir cuentas. Por esto Dios los entregó en manos de Babilonia por 8 x 414 años, desde el 1365 aC hasta el 1948 dC, como vimos en el capítulo 10.
La pregunta es, ¿por qué Dios fue más allá de los simples ocho años de cautiverio al rey de Mesopotamia? ¿Por qué Él instituyó un cautiverio a tan largo plazo que finalmente engulló al mundo entero bajo la autoridad de las naciones impías? La respuesta se encuentra en una comprensión del propósito a largo plazo de Dios en el plan para restaurar todas las cosas bajo Su gobierno. Cuando Israel salió de Egipto en ese primer día de la Pascua, todas las personas cumplieron la Fiesta de la Pascua. Sin embargo, cuando llegaron al Monte Sinaí, y el Espíritu de Dios descendió como el fuego en el monte en el primer Pentecostés, la gente todos corrieron con miedo ( Éx. 20:18-21 ).
Por lo tanto, la Fiesta de Pentecostés no se había cumplido hasta ese gran día de Pentecostés registrado en el segundo capítulo de los Hechos. Sólo entonces eran un pueblo preparado para recibir una unción mayor que la que caracteriza la experiencia de la Pascua. Sin embargo, incluso en Pentecostés, recibieron sólo las "arras" (anticipo) del Espíritu ( Ef 1:14; 2 Cor 1:22 y 5:5 ).Todavía no era suficiente para lograr la perfección. Dios no estará satisfecho hasta que estemos completos y perfectos en Él para toda buena obra.
Hay todavía otro derramamiento del Espíritu que nos queda al final de la Edad de Pentecostés. Se manifiesta por la tercera de las fiestas anuales de Israel, la Fiesta de los Tabernáculos. Los que estaban en el Antiguo Testamento bajo Moisés fueron incapaces de tener gente que produjera los frutos del reino bajo la unción de la Pascua, porque el nivel de unción bajo la Pascua no era suficiente para llevarlos a la perfección. Así mismo, en la Edad de Pentecostés también han sido incapaces de gente que produzca los frutos del reino bajo nuestra unción pentecostal. Buena como es, no es suficiente para llevarnos a la perfección, ya que es una fiesta con levadura. Levítico 23:17 nos dice que la ofrenda pentecostal de primicias eran dos panes horneados con levadura. La historia de la Iglesia durante la Edad de Pentecostés, sin duda demuestra esta insuficiencia.
La Edad de Pentecostés duró 40 Jubileos (1960 años), que se extendieron desde el año 33 dC al 1993 dC. Al final de ese tiempo, entramos en la transición a la Era de los Tabernáculos. Así como hubo un período de transición de 50 días para pasar de la Edad de la Pascua a la Edad de Pentecostés en el año 33 dC, así también hay un período de transición desde Pentecostés hasta los Tabernáculos.
Pero por ahora, el punto a ver es que se han tomado miles de años para que Dios nos lleve al punto donde incluso solo algunos están listos para la Fiesta de los Tabernáculos. En tanto que nadie es capaz de perfección, la Nota de Deuda no se puede pagar. Cuando Dios sacó a Israel hacia la tierra de Canaán bajo Josué, la nación era legalmente responsable por el contrato (el Antiguo Pacto) para producir los frutos del reino. Ellos no lo hicieron, porque el nivel de unción, o empoderamiento, era insuficiente para hacer el trabajo. Incluso con la efusión pentecostal del Espíritu, era imposible llevar plenamente los frutos que Dios requiere. Tales Frutos de Perfección requerirían más que solo una prenda (arras) del Espíritu. Sólo un pueblo plenamente facultado por una unción de Tabernáculos, de Su Plenitud, podrán pagarle a Él el fruto a su tiempo.
Y así, después de que Israel había estado en Canaán sólo 42 años, ya habían dejado de ser perfectamente obedientes a su Ley justa. Habían sido "elegidos" para este fin, pero fracasaron por completo. Por esto Dios los entregó en manos del rey de Mesopotamia durante ocho años. Si Dios hubiera seguido exigiendo esta responsabilidad sobre Su pueblo, habrían fracasado siempre, y Dios habría tenido que seguir juzgándolos por ese fracaso, hasta que fueran destruidos. Así que Dios ideó un plan que eliminaría de Su pueblo la pesada carga de ser elegido. La única manera de que pudiera quitar el peso de la responsabilidad de ellos era aliviarlos de su autoridad. Esto lo hizo, dando ambas a una sucesión de imperios mundiales. En efecto, Dios hizo a Babilonia y otras naciones legalmente "elegidas" por una temporada. Es decir, Él trajo a Israel a juicio en la Corte y "fueron vendidos" como sirvientes a otras naciones. Esas naciones estaban cegadas por sus propias ambiciones y el deseo de someter a otras personas en virtud de ellos, por lo que estaban más que dispuestos a poner a Israel bajo su autoridad. Lo que ellos no se dieron cuenta fue que Dios los haría responsables de pagar la Nota de Deuda de Israel, y que si no lo hacían, Dios los juzgaría. Este era el propósito oculto de Dios al dar las naciones impías autoridad sobre Israel por un tiempo tan largo.
Dios estaba usando los "vasos de deshonra" ( Rom. 9:21, 2 Tim 2:20 ) como una medida provisional, dándoles autoridad hasta que los "vasos de honra" estuvieran listos para ser habilitados por la unción plena de Tabernáculos. El primer vaso de deshonra fue Babilonia, seguido de Persia, Grecia y Roma. Entonces, después de un tiempo de confusión (hierro mezclado con barro), Gran Bretaña recibió la Nota de la Deuda en 1917, cuando Allenby tomó la ciudad de Jerusalén. Sin embargo, ni los británicos ni nadie eran todavía capaces de dar a luz la perfección requerida por el Pagaré.
Así que Dios, en Su misericordia eliminó la nota de deuda de Gran Bretaña y se la dio a los israelíes el 29 de noviembre de 1947, para ver si iban a producir los frutos del Reino. El gobierno británico puso el destino de Palestina en manos de las Naciones Unidas el 21 de noviembre de 1947. Ocho días más tarde, se aprobó la Resolución Palestina. En mayo de 1948, los británicos se retiraron, y los terroristas judíos se convirtieron en los hombres de estado del nuevo gobierno israelí. Es increíble cómo el éxito político puede transformar a los hombres de asesinos en héroes, incluso a los ojos de los cristianos. En ese momento, miles de predicadores de profecía proclamaron que el "reloj" de Dios había comenzado una vez más. Se creía que el fin llegaría dentro de siete años, o tal vez ya en tres años y medio. Cuando no pasó nada, la Iglesia tuvo todo un pastel en su cara, pero en lugar de descartar una teoría refutada, simplemente siguieron esperando a que los judíos aceptaran a Jesús como el Mesías, insistiendo "que iba a suceder en cualquier momento".
Muchos de los palestinos que fueron desplazados aprendieron de esta experiencia cómo el mundo perdona a los terroristas que tienen éxito, por lo que comenzaron a utilizar los mismos métodos contra los israelíes. Su éxito, sin embargo, ha sido muy limitado, ya que los judíos han logrado convencer a la mayoría de los cristianos de que son los elegidos, mientras que los palestinos no lo son. Por lo tanto, muchas iglesias cristianas alaban el terrorismo judío y denuncian el terrorismo palestino, como si Dios tuviera una doble moral.
En la década de mediados de 1980, un hombre causó un gran revuelo, proclamando que Jesús regresaría en 1988. Su teoría se basaba, en gran parte, de la idea de que esto sería 40 años después del establecimiento del Estado de Israel en 1948. Él esperaba que los judíos en masa se convirtieran en cristianos en el momento del "rapto" en 1988. Pero todas estas cosas eran suposiciones que no se basaban en hechos bíblicos.
A fin de comprender el cumplimiento profético moderno, debemos volver a las Escrituras y rastrear las raíces históricas del Estado de Israel. Al hacer esto, no podemos darnos el lujo de estudiar la cuestión con un sesgo particular. Hay quienes odian a los judíos, y aquellos que los adoran. Ambos tienen prejuicios que tienden a distorsionar la propia visión de la profecía. Haremos lo posible para hacer frente a este tema desapasionadamente y dejar que las Escrituras hablen por sí mismas.

Jacob y Esaú: La Controversia de Sión

Esta "controversia" se menciona en Isaías 34:4-8, donde el profeta habla de los últimos días. El pasaje dice,
4 Y todo el ejército de los cielos serán deshechos, y los cielos se enrollarán como un pergamino, y todo su ejército caerá, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera. 5 Porque mi espada se embriaga en los cielos: he aquí que descenderá sobre Edom [Esaú]  y sobre el pueblo de mi anatema, en juicio 6 Llena está de sangre la espada del SEÑOR, engrasada está de grosura, de sangre de corderos y de cabritos, de grosura de riñones de carneros; porque el SEÑOR tiene sacrificio en Bosra, y grande matanza en tierra de Edom ... 8 Porque es día de venganza de Jehová, y el año de retribuciones en el pleito (controversia) de Sión.
Esta gran controversia (pleito) comenzó con un conflicto entre Jacob y Esaú, hace muchos años. Se inició incluso antes de que nacieran los gemelos, ya que parecía a su madre que estaban luchando en el útero ( Gen. 25:22 ). Los descendientes de Jacob llegaron a ser conocidos como Israelitas, los descendientes de Esaú se hicieron conocidos como Edom ( Gén. 25:30 ), que en el idioma griego se pronuncia "Idumea".
Cuando Jacob engañó a su padre para que le diera el derecho de primogenitura, Esaú se sintió engañado, y de inmediato se dispuso a tomarla de nuevo por la fuerza. Sentía que era suya por derecho. Si bien entendemos sus sentimientos, sabiendo que Jacob debería haber tenido más fe en la capacidad de Dios para darle el derecho de primogenitura al que realmente Él llamaba, esto era parte del Plan de Dios para la Edad. Dicho Plan está pronto a culminar cuando Dios resuelva esta gran controversia como Isaías profetizó. La Biblia deja claro que Dios había llamado a Jacob y rechazado a Esaú incluso antes de que los gemelos hubieran nacido ( Rom. 9:11 ). Esaú no pudo recuperar la primogenitura de su hermano, pero ha habido conflicto entre ellos desde entonces hasta ahora. Isaías lo llama "la controversia de Sión", y nos dice que su resolución sería conocida como "el día de la venganza del Señor" ( Is. 34:8 ). Aunque ha habido muchos días de venganza o retribución, cuando se ejecutan las sentencias de la Ley a las naciones, todavía viene un día culminante de realización al cierre de esta edad presente.
Jacob y Esaú eran ambos hombres carnales, pero Dios trabajó con Jacob, trayéndole dos tiempos de problemas que le enseñaron la fe. Por último, cuando Jacob reconoció la soberanía de Dios en Peniel (Génesis 32:31 ), su nombre fue cambiado a Israel para reflejar que recién encontraba la fe. Israel significa Dios gobierna. (Ver notas de Bullinger en Gén. 32:28, en la Companion Bible, p. 47.)
Esaú o Edom (Idumea) es el tema de muchas profecías de la Biblia. Todo el libro de Abdías está dedicado a ese tema, así como capítulos enteros en Ezequiel. Pero el pasaje más importante para nuestros propósitos se encuentra en Malaquías 1:1-4.
1 Profecía de la palabra del Señor a Israel por Malaquías. 2 Yo os he amado, dice el Señor. Y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob? dice el Señor; amé a Jacob, 3 y a Esaú aborrecí, y torné sus montes en asolamiento y su heredad para los chacales del desierto. 4 Cuando Edom dijere: Nos hemos empobrecido, pero volveremos a edificar lo arruinado. Así dice Jehová de los ejércitos, Ellos edificarán, pero yo destruiré, y les llamarán provincia de impiedad, y pueblo contra el cual Jehová está indignado para siempre.
Las palabras que Malaquías pone en la boca de Edom reflejan su viejo deseo para volver y construir en la tierra de Canaán, la cual habían perdido en favor de Jacob y sus descendientes. Se sentían engañados, empobrecidos por la pérdida de su Derecho de Nacimiento, pero se mantuvieron siempre vigilantes para su oportunidad de volver. Por extraño que parezca, Dios dice en este pasaje que Edom de hecho volvería a edificar por un tiempo, pero luego Dios "derribaría" lo que hubieran construido. En ese momento, se habría dado a conocer a todos que se trata de personas malvadas y personas a quienes Dios ha maldecido.
Unos siglos después de Malaquías profetizar esto, los edomitas fueron conquistados por la dinastía hasmonea de Judá, en torno al 126 aC. Todas las enciclopedias están de acuerdo con esto. La historia se encuentra también en el libro de Josefo, Antigüedades de los Judíos, XIII, ix, 1, que habla de esta conquista. Hircano también tomó Dora y Marissa, ciudades de Idumea, y sometió a TODOS los idumeos, y les permitió permanecer en el país si adoptaban el rito de la circuncisión, y hace uso de las leyes de los Judíos. Y estaban tan deseosos de vivir en el país de sus antepasados, que se sometieron. Momento en el que, por lo tanto lo que les aconteció, que  de aquí en adelante no eran otra cosa que Judíos.
Como señalamos en la página 71 y 72 en la discusión del matrimonio de Salomón con la hija de Faraón, el esposo asume las deudas de la esposa con quien se casa, incluyendo las maldiciones del pasado. Vimos cómo el matrimonio de Salomón con la hija de Faraón afectó a Joacim muchos años después. Este mismo tipo de situación se produjo de nuevo cuando Judá conquistó y se "casó" con la nación de Edom en 126 aC. De este modo, la nación de Judá se convirtió en responsable de cumplir con las muchas profecías acerca de los edomitas. Hoy no hay edomitas como una nación separada, debido a que fueron conquistados y "casados" con la nación de Judá en 126 aC. Se supone por muchos que las profecías de los últimos tiempos con respecto a Edom ya no tienen ninguna importancia, porque ya no hay más nación edomita como tal. Otros que son más renuentes a descartar la profecía bíblica simplemente aplican mal estas profecías a los palestinos y a los pueblos árabes, ignorando totalmente la historia simple. Esto sucedió en 1979, cuando el presidente Sadat de Egipto hizo la paz con el primer ministro Begin de Israel. Fue entonces proclamado en voz alta que se trataba de "Jacob y Esaú" abrazándose ( Gen. 33:4 ). La implicación era que Begin representaba a Jacob, y Sadat representaba a Esaú.
Sin embargo, las profecías relativas a Edom, se deben cumplir en sus descendientes. La única forma en que se pueden cumplir es a través de los judíos de hoy, ya que son descendientes de los que incorporaron Edom a su nación en el 126 aC. No hay otros candidatos serios. Esto arroja una nueva luz sobre el movimiento sionista moderno. ¿Es esto realmente un movimiento para restaurar a Jacob (Israel) a la tierra prometida? ¿O es en realidad un cumplimiento de Malaquías 1:4, donde se muestra a Edom teniendo sentimientos sionistas, deseando "volver y reconstruir"?
Creo que el estado de Israel está cumpliendo una serie doble de profecías: un juego para Esaú y otro para el resto de Judá. Cómo se cruzan estas dos líneas proféticas será más evidente a medida que continuamos nuestro estudio. Las declaraciones proféticas de Jesús en el Nuevo Testamento sobre el resto de Judá son sorprendentemente similares a lo que dijeron los profetas acerca de Edom. Esto es explicable sólo cuando entendemos que las dos naciones se habían fusionado en 126 aC.

La Higuera Maldita

Mateo 21 nos cuenta la historia de una higuera que vino a representar a la nación de Judea en tiempos de Jesús. Los versículos 18-19 de lectura,
18 Ahora bien, en la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. 19 Y cuando vio una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente, y le dijo a ésta: Que ningún fruto brote de ti a partir de ahora para siempre. Y al momento la higuera se secó.
Unos capítulos más adelante, Jesús interpretó sus acciones de la siguiente manera en Mateo 24:32-33.
32 aprended la parábola de la higuera: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca; 33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, sabed que está cerca, a la puertas.
En otras palabras, Jesús dice que cuando veamos que la higuera maldecida echa sus hojas (pero aún no el fruto), sabremos que el fin está "cerca, a las puertas. Todo el propósito de Su maldición sobre la higuera era para hacernos saber desde el principio que esta nación no habría de producir los frutos del Reino que Dios requiere. Y así Jesús profetizó que la nación algún día extendería hojas a bombo y platillo, pero no llevaría fruto de nuevo.
Este incidente coincide perfectamente con la parábola de Jesús más adelante en este mismo capítulo de Mateo, donde los labradores se negaron a pagarle el fruto a su tiempo. En esa parábola, la gente se juzga a sí misma ( Mat. 21:41 ), y Jesús les dijo en el versículo 43,
43 Por tanto os digo: El reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.
A la luz de esta declaración, es curioso que tantos maestros de la Biblia insistan en que el actual estado de Israel traerá los frutos del Reino "en cualquier momento". Esto contradice absolutamente todo Mateo 21, que dice claramente que el remanente de Judá se levantaría de nuevo y traería más hojas -pero no habría fruto.
Eso es precisamente lo que ha ocurrido hoy. Si los dispensacionalistas no hubieran sido tan cegados por sus propios supuestos, podrían haber sabido que los judíos no se convertirían a los siete años después de 1948. La mayoría de ellos ni siquiera entendían que estas profecías de la "higuera" fueran aplicables a la formación del estado de Israel moderno. Aún así, a pesar de que Jesús fue muy específico en Su maldición y en Su declaración profética acerca de la higuera maldecida, pocos realmente creen Sus palabras en nuestros días de lo políticamente correcto. La visión cristiana moderna ha dado a la mayoría de los cristianos una expectativa poco realista de una conversión judía masiva a Cristo.
Desde 1948, los israelíes se han estado exhibiendo como un gran espectáculo de justicia. Ellos se han aprovechado de las creencias dispensacionalistas para impulsar los dólares de los turistas y para avivar las llamas del fervor profético. El árbol ha vuelto a la vida y produjo más hojas que las que había en tiempos de Jesús. Pero, ¿es bueno un árbol que no produce frutos? Peor aún, ¿qué se debe hacer con un árbol que promete frutos, pero aparece vacío año tras año? La respuesta se encuentra en el mensaje fundamental de Juan el Bautista, que se encuentra en Lucas 3:7-9.
7 Después dijo a la multitud que salían para ser bautizadas por él: ¡Oh generación de víboras, ¿quién os enseñó a huir de la ira venidera? 8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no comencéis a decir dentro de vosotros mismos, tenemos a Abraham por padre; porque yo os digo que puede Dios de estas piedras dar hijos a Abraham. 9 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; todos los árboles, por lo tanto, que no dan buen fruto, son cortados y echados en el fuego.
El punto del mensaje de Juan era para advertir a la gente de su época y de su propia nación [Judea] que si no producían los frutos que Dios requiere, serían "cortados y echados en el fuego". Al decir "todos los árboles", Él no hace excepciones, nos dice claramente que no podían contar con Dios para utilizar un doble rasero para disfrutar de su pecado. Cada árbol se juzga por sus frutos, aunque puedan o no reclamar el linaje de Abraham, Dios no hace acepción de personas. Juan dijo que Dios es capaz de sacar hijos de "estas piedras".
En otra parábola relacionada que se encuentra en Lucas 13:6-9  Jesús dijo:
6 Él dijo esta parábola: Un hombre tenía una higuera. plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló 7 Y dijo el viñero: He aquí tres años ha que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿por qué inutilizará también la tierra? 8Mas él, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave y eche el estiércol alrededor de ella; 9 Y si da fruto, bien; y si no, a continuación, después tú la cortarás después.
En un sentido profético, Jesús vino por tres años en busca de la fruta de ese árbol de Judea, pero no lo encontró. Tres años representa el total del ministerio de Jesús en Su Primera Aparición. Pero está claro que a este árbol tenía que serle dada una última oportunidad de dar sus frutos después de un momento de abonado. Esta época de abonado con estiércol fue, en el corto plazo, los 40 años que precedieron a la destrucción final de Jerusalén. Se les dio 40 años en los que arrepentirse y dar fruto, pero no lo hicieron. En segundo lugar, en un ciclo más largo plazo, se les dieron 40 Jubileos, del 33 a1993 dC. Sin embargo, no se han arrepentido, incluso después de que Dios les permitió regresar y construir una nueva nación a expensas de los palestinos y los contribuyentes estadounidenses. Ni el abono ni las bendiciones han causado que aparezcan en ellos los frutos del arrepentimiento que Dios requiere.
Ambos de estos tiempos de abono (cumplimientos a corto plazo como a largo plazo) fueron medidas disciplinarias en misericordia que Dios hizo para hacerles saber que su rechazo de Jesús estaba equivocado. Pero el estiércol tuvo poco efecto sobre la mayoría de ellos. En lugar de ello, se volvieron cada vez más amargos, pensando que Dios era injusto hacia ellos. En su justicia propia, no pensaron que merecían tales malos tratos de parte de Dios. Y así llegaron a decidir entre ellos que ¡algún día vendría el Mesías, y cuando lo hiciera, tendría mucho que explicar!
Su última oportunidad para dar sus frutos se produjo en 1948, cuando la higuera regresó de su estado marchito. La parábola en Lucas 13 no nos dice si el árbol daría sus frutos después de su momento de abonado, pero la maldición de Jesús a la higuera en Mateo 21:19 deja muy claro que el árbol no daría sus frutos en el tiempo asignado. Por lo tanto, nos quedamos con una única conclusión racional: que el árbol será cortado y echado en el fuego al final de su actual período de crecimiento.

La ley de árboles frutales

Cuando un hombre planta un árbol, nunca espera que dé sus frutos inmediatamente. En la gran parábola de la historia, Dios estableció un viñedo en la tierra de Canaán, y plantó en el una vid escogida (Judá), como Isaías 5 nos dice. La Ley de Árboles Frutales nos dice que no hay que esperar fruto por los primeros tres años, y si alguno apareciese, no se debía comer. El fruto debía ser arrancado y arrojado por tierra en sus primeras etapas, con el fin de permitir que el árbol gastara su fuerza en el crecimiento, en lugar de dar fruto. Luego, en el cuarto año, el fruto debía ser dado a Dios como una ofrenda de primicias. En el quinto año, el propietario podía comer el fruto de sus labores. La ley se encuentra en Levítico 19:23-25​,
23 Y cuando entréis en la tierra, y hayáis plantado toda clase de árboles frutales, a continuación, contaréis su fruto como incircunciso, tres años podrá os será incircunciso; su fruto no se comerá. 24 Pero en el cuarto año todo su fruto será santidad de alabanza a Jehová. 25 Y en el quinto año comeréis el fruto de él, para que os haga crecer su fruto: Yo soy el Señor tu Dios.
El paralelo aquí con la parábola de Jesús en Lucas 13 es evidente. Él viene por tres años para inspeccionar el viñedo pero no encuentra ningún fruto en el árbol. Dios es paciente con los árboles que no dan fruto por tres años, debido a que se espera que sea así, sobre todo cuando los árboles son jóvenes. Pero no hay excusa para el árbol si no da fruto en el cuarto año. Ese es el año crítico en que las primicias deben ser ofrecidas a Dios. Si el árbol no da frutos en ese cuarto año, entonces está en peligro de ser cortado.
Hay otra ley que es muy aplicable en esta situación también. Se encuentra entre las Leyes de la Guerra en Deuteronomio 20:19-20,
19 Cuando sitiares una ciudad mucho tiempo, peleando contra ella para tomarla, no destruirás sus árboles metiendo el hacha contra ellos para talarlos, con el fin de emplearlos en el sitio, para que puedas comer de ellos, (porque el árbol del campo es la vida del hombre). 20Sólo los árboles que tú sabes que no son árboles para fruto, has de destruir y acabar con ellos; para construir baluarte contra la ciudad que hace la guerra contigo, hasta que se someta.
Los árboles frutales no debían ser talados en tiempo de guerra. Sólo los árboles que no son frutales podían ser talados, y esto incluía los árboles frutales que no hubieran dado frutos. Cuando Jesús maldijo la higuera, fue un acto de guerra espiritual. Él lo dejó muy claro al explicar sus acciones en Mateo 21:21-22,
21Respondió Jesús y les dijo: De cierto os digo, que si tenéis fe y no dudáis, vosotros no sólo haréis esto que se ha hecho a la higuera, sino que si diréis a este monte [nación], quítate y échate en el mar, será hecho. 22 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.
Jesús les estaba diciendo a Sus discípulos que tal guerra espiritual era posible para ellos también. Más que esto, Él implica fuertemente que los cristianos igualmente deberían maldecir a la nación higuera en algún momento en el tiempo por medio de la guerra espiritual. También, en el simbolismo bíblico, una montaña representa una nación ( Isaías 2:1-2 ). Así que el resto de la declaración de Jesús se debe tomar en el contexto de la nación higuera. En esencia, Él estaba profetizando que alguna vez en los últimos días Sus discípulos talarían la improductiva nación higuera, momento en que iban a orar para eliminar esa montaña y echarla en el "mar". Esto se haría, por supuesto, después de que su tiempo de abonado fuese completo, y después que la higuera restaurada hubiera fracasado en su tiempo asignado para dar a luz "frutos dignos de arrepentimiento" ( Lucas 3:8 ).
La única pregunta es, ¿cuánto tiempo ha dado Dios al Estado israelí para producir los frutos del Reino antes que Dios diga, como lo hizo en Lucas 13:7 : "Córtala, ¿por qué ocupará aún la tierra?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario