TRADUCTOR-TRANSLATE

Cap. 13 - LA BÚSQUEDA DE LA GLORIA (Las Lágrimas de mi Padre), Dr. Stephen Jones





El día se gastó, y las largas sombras de la noche se acercaron a nosotros. La luz de las estrellas comenzó a brillar en mi frente cuando nos acercamos a la cueva oscura, y por su luz entramos con confianza en la espesa oscuridad. Pronto el piso de la cueva brilló azulado, tan claro como el cielo. Nos quitamos las sandalias con reverencia antes de continuar por el camino de zafiro 108 a alcances desconocidos más allá de la realidad terrestre. Samuel estaba asombrado por su entorno, sabiendo que no era una cueva común, ni una luz ordinaria nos guiaba en la noche.

-"¿Qué es esa luz?" -preguntó Samuel mientras miraba en la oscuridad de la cueva. -"Parece que viene de lo más profundo de la montaña".

"Es una luz santa", respondí. "La he visto antes. Toda oscuridad huye de delante de su rostro, y es la única luz que disipa la oscuridad interior que ha ensombrecido a los hombres desde el principio. Esta es la luz que buscáis, la lámpara de Dios, la gloria perdida para Israel, pero que nunca deja el corazón de aquellos que verdaderamente buscan Su rostro.

Al doblar la siguiente curva a la derecha, pudimos ver un pálido resplandor procedente de una grieta en la pared. Cuando nos acercamos, una voz profunda rompió la oscuridad: "¡Samuel! ¡Anava! ¡Mis hijos! ¡Bienvenidos a Mi presencia!"

Nos paramos en el fresco pavimento de zafiro con silencio reverente. Una cálida brisa pasó por delante de nuestros rostros, besándonos con amor fragante y abrazándonos con Su presencia.

"Mis amados hijos", dijo la voz, "Mis amigos fieles, yo soy galardonador de los que me buscan diligentemente. 109 Oculto mi rostro de los que odian Mis caminos. Yo revelo mi rostro a los que me aman y buscan una mayor comprensión de mis propósitos".

"Samuel, mi gracia te trajo a este mundo, y te redimí de la casa de la esclavitud. Eres mío. He grabado tu nombre en las palmas de mis manos. Yo los he escogido y preparado para ministrar delante de Mí en medio de un pueblo rebelde que no me conoce a Mí ni a Mis caminos. Yo he enviado a Anava para animarte y darte entendimiento que aún no ha sido revelado en la Tierra".

"Mi presencia se ha apartado de Silo y de Efraín, porque su pecado ha subido ante Mi rostro como hedor en Mis fosas nasales. No moraré más en Silo, porque Efraín es un olivo deshabitado. Ni volveré hasta que una casa mayor sea edificada por uno que aún está por venir".

"¿Qué será de nosotros hasta que regreses a nosotros?", preguntó Samuel.

"Ocultaré mi rostro hasta que venga uno que es un hombre según mi propio corazón. 110 Y edificará otro Tabernáculo dentro de la tribu de Judá que he escogido, un lugar santo sin velos abierto a todos los que me adoran. No verán Mi gloria en ese Tabernáculo, pero veré Mi gloria en los corazones de todos los que me buscan. Entonces se levantará otro rey que me edificará casa, y glorificaré aquella casa.

"¿Cuánto tiempo será?" preguntó Samuel de nuevo.

"Israel ha estado en rebelión contra Mí desde el nacimiento de Elí", retumbó la Voz. “Como son los años de vida de Elí; así también Israel sabrá que me he apartado de ellos”. 111

"Entonces, ¿cuál es Tu voluntad y propósito para mí? ¿Cómo consolaré al pueblo durante Tu ausencia?", preguntó Samuel con curiosidad.

"Serás mi oráculo para el pueblo", contestó la Voz. "La voz que los hombres oyen será mi voz en vosotros, porque habéis sido fieles para que ninguna de mis palabras caiga por Tierra. Tú serás mi sacerdote durante un tiempo en que los usurpadores permanezcan en Silo. Tú llevarás Mi presencia, para que Mi pueblo, que habita en tinieblas y en cautiverio, no se quede sin Mi luz".

"Aunque Mi presencia se haya ido de Silo, volveré a ser visto en vosotros. El pueblo sabrá que me he revelado a ti por la Palabra que te he hablado. Su entendimiento será tenue, porque no sabrán que Mi presencia ha salido del Tabernáculo, y no les dirás esto, para que no traigas deshonra a tu padre, Elí. Sin embargo, Mi presencia en ustedes consolará y alentará los corazones del pueblo en un tiempo de apostasía".

"Cuando llegue el momento señalado para presentar juicio sobre Silo, despertaré a los filisteos, que son mis vasos elegidos para ejecutar mi juicio sobre Silo, para hacer algo nuevo en la Tierra. Los que no conocen Mi plan verán esto como un desastre, pero vosotros les alentaréis, porque vosotros entenderéis".

"En los días en que no haya Tabernáculo, cuando los hombres no puedan guardar Mis fiestas como antes, les enseñaréis una nueva manera. Les diréis que el lugar donde he escogido poner Mi nombre no está en tiendas, sino en la frente de aquellos que Me adoran en espíritu y en verdad. Mi deseo es morar en ellos, porque cada uno será un santuario para Mi gloria".

"Les enseñarás a observar la Pascua en sus corazones por la fe. Les enseñarás cómo observar la fiesta de las Semanas siguiendo y obedeciendo Mi Espíritu. Les enseñarás cómo observar la fiesta de Sucot, poniéndose en acuerdo con Mi ley, Mi naturaleza y Mis caminos. Cuando aprendan a descansar en Mí, yo también encontraré un lugar de descanso en ellos".

"¿Cuándo pasarán estas cosas?", preguntó Samuel. "¿Cómo sabré cuándo ha llegado el tiempo designado?"

"Sabrás que el tiempo está cerca cuando veas el Arca, porque haré que sea vista por muchos en Israel y también por los Filisteos. Haré que el Arca entre en batalla con Israel, y cuando Israel ore para que mis enemigos sean dispersados, responderé de una manera inesperada. En ese día, no irás con Israel, ni verás su juicio".

"En ese tiempo te levantaré como mi Sumo Sacerdote no reconocido que solo me ministrará aquí en Mi presencia. El Reconocido Sumo Sacerdote en ese día verá el Arca y llevará el efod, pero no sabrá adonde Mi presencia se ha ido. Él ministrará de manera limitada al pueblo. A Israel se le dará la oportunidad, como en los días de Moisés y Josué, de adorarme en espíritu y en verdad. Si aún son carnales y prefieren conocerme externamente, entonces construiré un templo para Mí y moraré en ese lugar hasta un tiempo más tarde, cuando surja una generación que pueda contener Mi presencia".

"Sabed esto", proclamó la Voz. "Habitaré en un templo hecho de piedras vivas, 112 aunque me lleve miles de años para lograr. Ese será mi último lugar de descanso. Mil años para Mí es como un día, y un día como mil años. 113 Aunque los hombres no cumplan sus votos, yo guardaré Mis promesas. Yo estableceré Mi Reino, y toda la Tierra será llena de Mi gloria, para que establezca a todos los hombres como Mi pueblo, y para que yo sea su Dios, como juré a Abraham, Isaac e Israel".

Los muros de la cueva temblaban con Su voz, como con un gran terremoto. Samuel cayó sobre su rostro, asombrado y sin fuerzas, muerto, por así decirlo, por el poder de la majestad y de la fuerza. Me quedé quieto por un momento reverente y miré a la luz para guiarme. "Ayúdale a ponerse de pie", me dijo la Voz. "Ponle sobre él con espíritu de valentía y poder, para que pueda tener fuerza en los días venideros".

Me incliné y toqué a Samuel en el hombro, diciendo: "Levántate, hermano y amigo. Sé fuerte y valiente. Sé diligente para hacer conforme a todo lo que la Voz te ha mandado y revelado. No gires a la derecha o a la izquierda, para que tengas éxito donde quiera que vayas y en todo lo que hagas. Esta palabra no se apartará de tu boca, sino que meditarás en ella día y noche; porque entonces prosperarás y tendrás éxito completo". 114

Samuel se puso de rodillas y, después de una pausa, lo levanté del brazo sobre sus pies. La luz se desvaneció lentamente, como si la presencia del Creador se hubiera retirado más profundamente al corazón de la Tierra.

"Ven", le dije, "es hora de que nos vayamos. Has recibido un gran depósito de amor este día. Una vez que has oído Su voz, nunca estarás solo. Deja que esta Palabra te sostenga, y que sepas que una vez que hayas estado en Su presencia, nunca podrás abandonar el Lugar Santísimo, porque después lo llevarás contigo a cada paso que des.

Nos volvimos a salir mientras la cueva se oscurecía. Pero nuestros rostros brillaban con la presencia divina, iluminando el pasaje y haciendo que el pavimento de zafiro brillara con su rico color azul. "Volvamos al patio exterior", dije, "y llevemos Su presencia con nosotros. Nuestra comunión con Él nunca puede ser rota, porque hemos sido dedicados a Él, y nadie puede arrebatarnos de Su mano". 115

El cielo estaba oscuro cuando llegamos a la boca de la cueva. Pero allí vimos un fuego abierto, sillas y una mesa extendida con todo tipo de frutas, verduras, pan y carne. -"¡Bienvenidos a nuestra fiesta de bodas!" -dijo una voz familiar-.

"¡Pablo! ¡Maggie! ¿Qué estáis haciendo aquí? ", Exclamé.

-"¡Anava!" -respondió Pablo. "Debería preguntarte ¿qué estás haciendo aquí en la Montaña de la Revelación? ¿Y quién es tu amigo con la cara resplandeciente?"

-"Dios nos trajo aquí" -dije-. "Pegaso y Pléyades nos trajeron aquí. Pablo, éste es Samuel. Samuel, éste estos son Pablo y Maggie.

"Shalom", dijo Samuel. -"¿Éstos son tus amigos?"

-"Sí, son amigos con autoridad en mi país" -dije-. -"Pero ¿cómo llegaste aquí? ¿Cuál es tu misión?"

-"No estamos seguros" -dijo Maggie-. "Nos casamos hoy, y fuimos a la Montaña de la Revelación en nuestra luna de miel. José nos dijo que tomáramos dobles provisiones para una fiesta de bodas. Tomamos tanto que se necesitaron tres de los burros de Josué para llevarlo todo. Cuando llegamos, pusimos nuestra tienda y mesa, encendimos un fuego y preparamos la fiesta.

-Entonces sucedió algo extraño -dijo Pablo-, porque nos sentimos atrapados por un velo delgado, y esta cueva se abrió repentinamente a nuestro lado. Vimos a Pegaso y Pléyades por allí, así que pensamos que debías estar cerca. Entonces los dos salieron de la cueva, y aquí estamos. ¡Tal vez puedas explicar el significado de esto!"

-Quizá pueda explicármelo -dijo una voz profunda desde la oscuridad-. Entonces Pegaso entró en la luz, con Pléyades junto a él.

"¿Que es esto? ¿Un caballo parlante? -preguntó Maggie con sorpresa. ¿No son éstos los caballos de José? ¿Qué otros secretos estás ocultando?

-Los caballos hablan cuando quieren -dije-, pero sólo unos pocos los oyen hablar nuestro idioma. Son nuestros amigos y nuestros guías en Israel, porque ahora están en Israel. Esto ya no es la Montaña de Revelación, sino el Monte Hermón. Los caballos nos llevaron a esta cueva para reunirnos con el Creador cara a cara. Era el deseo más profundo de Samuel ver la gloria de Dios, y su oración fue contestada hoy".

"Ustedes dos fueron traídos aquí", dijo Pegaso, "para comunión con el Creador del Cielo y la Tierra y dar testimonio en la Tierra de Su voluntad en el Cielo. En esta ocasión, Él está haciendo un pacto con usted. Es un pacto de comunión celebrando la unión entre el Cielo y la Tierra, entre Dios y el hombre, entre el hombre y la mujer ... "

-"Y entre el semental y la yegua" -añadió Pléyades-.

-"Sí" -dijo Pegaso solemnemente-. "Su Pacto cubre a todas Sus criaturas de una manera u otra. Este es un tiempo de gran revelación -para Samuel en particular, cuya oración más profunda ha sido contestada. En él, Dios ha revivido un orden antiguo de sacerdotes, la Orden de Melquisedec, que aunque los hombres no están todavía listos para reconocerla, es la única Orden que puede verdaderamente cumplir el llamado sacerdotal como se pretendía que fuera. Este banquete es una fiesta para celebrar el nacimiento de este sacerdote del Nuevo Pacto".

-"¿Es este, entonces, el Samuel?" -preguntó Pablo. "¿Es este el profeta de Israel?"

-"Sí, lo es" -repliqué, y Samuel pareció algo avergonzado.

-"¿Cómo me conoces?" -le preguntó a Pablo.

-"Tú eres bien conocido en nuestro país" -dijo Pablo- "al menos para aquellos que se han tomado el tiempo para leer de tus hazañas en el Libro del Destino. Parece que Dios nos ha dado una memorable luna de miel, porque hemos sido arrancados por la mano de Dios y transportados aquí. Veo ahora que Dios quiso que preparásemos un banquete para ti y nos dieras la oportunidad de servirte".

"Estamos profundamente agradecidos", dije, "porque estábamos tan fascinados con nuestro encuentro con Dios que ni siquiera pensamos en comer. La comida huele delicioso! Si está lista, comamos".

"Sí, está lista", dijo Maggie. "Toda la comida está preparada, e incluso tenemos el agua viva pura del frasco de José, que él insistió que llevásemos con nosotros. Sin embargo, si hubiéramos sabido que nos encontraríamos aquí con nuestro ilustre invitado, el profeta Samuel, también habríamos traído vino".

"No te preocupes por eso. No hay mejor agua que la que viene de la Montaña de la Revelación. Demos gracias a nuestro Padre celestial por Su generosa provisión aceptando Su invitación a esta fiesta".

Levanté mis manos y rogué: "Padre nuestro, gracias por toda Tu provisión que hace posible hacer todo lo que nos has llamado a cumplir. Bendice esta comida, y únete a nosotros en comunión mientras comemos y bebemos contigo para establecer este pacto de comunión. Esperamos que llegue el día en que toda la Tierra coma y beba contigo en el Reino que ha de venir".

Con eso, nos sentamos, y llenamos nuestros platos con la recompensa que había sido proporcionada. Pero cuando el agua del frasco de José fue vertida, se produjo una maravillosa transformación. Encontramos que tan pronto como golpeó el fondo de nuestras tazas, se convirtió en un vino tinto profundo. 116

Así que comimos y bebimos con el Dios del Cielo, con Su presencia brillando en nuestros rostros, iluminando toda la zona tan brillante como el día. Bebimos de Su vino y ofrecimos un brindis a Su maravillosa provisión en todas las cosas. Con cada sorbo de vino nuevo, podíamos sentir cambios dentro de nuestros mismos seres, como si la transformación del agua en vino continuara su poder de cambiar también nuestro propio cuerpo.

"Este vino convertido en agua", comentó Pablo, "parece estar abriendo en mí un pozo que brota como una fuente de juventud. Siento un cambio en mis venas, como una energía misteriosa. Este es el verdadero vino milagroso, y sospecho que el mundo necesita esto mucho!"

Su presencia reposó en todos los que festejamos, y todos lo vimos en los demás y comprendimos cómo llena todas las cosas. Su unión con la Creación fue un matrimonio eterno, unido sólo por el fuerte vínculo de amor, revelado por la fe, y sellado por el pan y el vino de Su mesa de banquete.


Notas a pie de página


  1. Elí vivió 98 años y murió cuando el Arca fue tomada por los filisteos. Otros 98 años pasaron antes de que Su presencia glorificara el templo de Salomón.
  2. Leyes de Devoción en Levítico 27:21,28, aplicadas por Jesús en Juan 10:28.
  3. El primer discurso de Moisés se correlaciona así con la primera señal milagrosa de Jesús en Juan 2:1-11.
https://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/my-fathers-tear/chapter-13-the-glory-quest/

No hay comentarios:

Publicar un comentario